Planificando una Web de empresa exportadora (I)




En cuatro minutos:

Muchas empresas se han lanzado al llamado ciberespacio rápidamente por diversas razones; porque realizar unas páginas Web es muy sencillo y últimamente poco costoso, porque nuestra competencia ya tiene sus páginas, porque quiero tener en mis tarjetas una dirección electrónica (sí, en serio, conozco un caso), porque debemos estar en eso de Internet, etc. ....muchas de ellas todavía se están lamentado de no haber parado a pensarlo.

Para las empresas, uno de los puntos estratégicos de hoy en día es la definición de su estrategia en Internet. Dicha estrategia, sigue unas pautas básicas que pueden englobar a cualquier tipo de empresa. Un modelo podría ser:



Estos cinco puntos nacen de un proceso lógico, y aplicable en cualquier plan de negocio, aunque si la empresa es exportadora, hay que tener en cuenta una serie de criterios.

1) Definición y objetivos
Posiblemente sea la fase más importante. En este punto se han de establecer las bases que condicionarán en mayor o menor medida el éxito del proyecto.

Puntos a tener en cuenta:

a) Decidir si nos interesa estar en Internet
Entiendo el “estar en Internet” como la acción de dar servicios a nuestro público objetivo a través de Internet. En mi opinión, el tener tu propio dominio, con una página donde informas a tus usuarios de tu dirección y teléfonos no es suficiente.

Pocas empresas, y en especial las Pymes exportadoras, responderán negativamente a esta pregunta. Pero sí podemos encontrar diversos casos. Tanto por razones sencillas, como por ejemplo cuando el Público al cual se dirige la empresa no utiliza Internet, o también cuando estar en Internet realmente les provoca más problemas que ventajas.

Os puedo poner un ejemplo de un comercio que vende máquinas de coser, registró su dominio y puso una página con sus datos de contacto, pero nada más. El Gerente me comentaba que el target de la gente que le compraba no solía utilizar Internet, y no solo eso, sino que además vender por la red le significaría modificar toda su logística y estructura de ventas, y que “no era el momento”.

b) Decidir si la empresa está preparada e involucrar a todos sus departamentos
Hace un tiempo, una página web la planificaba y creaba el departamento de informática. Para bien o para mal esto ha evolucionado y ahora también se involucra el departamento de marketing. Pero no debemos quedarnos aquí.

En este sentido deberemos prestar especial atención a la aportación básica del departamento de exportación y su involucración en el proyecto. Se tendrá que analizar la red también desde un punto de vista internacional y deberemos definir muy bien cual es nuestro Público Objetivo (P.O.), o targets, no solo el Nacional, sino el de los diferentes países destino de nuestra estrategia de exportación, sin olvidar a nuestros distribuidores y agentes.

La experiencia nos dice que cuando hay cooperativismo y corporativismo en un proyecto web, más posibilidades existen que tenga éxito.

c) Investigar y analizar la red
Hay que responder a preguntas del tipo, ¿qué hace y cómo lo hace nuestra competencia en Internet?. Os recomiendo que dediquéis un tiempo a crear una tabla comparativa con aspectos como, servicios que ofrecen, características y valor añadido que ofrecen. Esta tabla nos servirá posteriormente para conocer en qué nos podemos diferenciar y descubrir ventajas competitivas para nuestra empresa.

d) Definir objetivos de la presencia en la red
El siguiente paso será definir claramente los objetivos. Nuestro objetivo es vender, es informar, es dar un valor añadido, es gestionar...hay que dejarlo muy claro para no perder nuestro horizonte.

e) Definir los recursos humanos y materiales
No olvidemos que crear un proyecto web requiere tiempo, esfuerzo y dinero, al igual que cualquier proyecto. Para ello deberá existir un/os responsable/s desde el momento de la planificación, pasando por la implantación, y el posterior mantenimiento.

f) Definir a quién queremos llegar
Como ya hemos comentado en alguna otra ocasión, la definición correcta de nuestro Público Objetivo (P.O.) determinará en gran medida el éxito de nuestro proyecto Web. Hemos de definirlo claramente (hay que ser realistas), definir sus características y siempre que podamos, segmentarlo. Para los que no estéis familiarizados con este término, se trata de acotar y separar en diferentes perfiles o targets. Por ejemplo, podríamos segmentar nuestro P.O. por sexo, edad, población, país, etc.

g) Decidir qué herramientas vamos a utilizar
Existen toda una serie de herramientas publicitarias y promocionales que nos pueden ayudar en nuestro proyecto Web. Posiblemente todos queremos que nos encuentren en Google, en los directorios internacionales, en las páginas amarillas de Australia… Hay que conocer que herramientas tenemos disponibles y aplicarlas en el ámbito internacional. Creo que este punto es lo suficientemente importante para que le dediquemos un futuro boletín.

Víctor de Francisco
vdefrancisco@reexporta.com