Apuntes sobre la regulación del contrato de agencia en China (I)




Por Josep Antoni Herrero Nicolàs (HERRERO-ADVOCATS)

I. RÉGIMEN JURÍDICO APLICABLE.

Los contratos de agencia en China se encuentran regulados en la parte especial, Capítulo 21, de la denominada “Contract Law of the People’s Republic Of China”, que entró en vigor el 1 de Octubre de 1999. Esta ley se divide en una parte general, consistente en una serie de artículos referentes a la validez, cumplimiento y terminación de los contratos mercantiles, y una parte especial, que contiene normas específicas acerca de diferentes tipos de contratos.


II. PARTE GENERAL. CLÁUSULAS CONTRACTUALES RELEVANTES.

La reciente “Contract Law of the RPC ” ha sido formulada para proteger los derechos legales y los intereses de las partes contratantes en un entorno de economía socialista de mercado.

Por este motivo, gran parte del articulado general coincide con los usos del Derecho Mercantil Internacional, facilitando su aplicación cuando una de las partes contratantes es una persona extranjera.

El objeto de esta sección es el ofrecer un marco jurídico como referencia a la hora de estructurar contratos relacionados con China, tanto resaltando aquellos aspectos diferenciadores del derecho europeo continental, como confirmando las áreas comunes.

Se puede afirmar que el marco jurídico en China, en lo que nos concierne, es considerablemente parecido al español.

Las provisiones que afectarán más directamente a la redacción de un contrato entre las partes son las siguientes:


1) ELECCIÓN DE LA LEY APLICABLE.

Las partes de un contrato de materia extranjera pueden elegir como regla general la ley aplicable para la resolución de sus conflictos o cualquier otra circunstancia relativa al contrato.

No obstante, la elección de la ley esta prohibida o restringida para algunos contratos, como es el caso de contratos de joint venture en que rige la Contract Law. La agencia comercial y el mandato no están considerados como restringidos.

El Tribunal Supremo (Supreme People´s Court) ha extendido la posibilidad de elección de ley aplicable a aquellos conflictos relacionados con la formación, interpretación, cumplimiento y resolución de los contratos.
Si las partes están de acuerdo en regularse por una ley extranjera, el único límite que se exige es que dicho contrato no viole los mandatos de la ley china (en lo que nos concierne, las estipulaciones de la Agencia y Mandato) y no vulnere el interés público del país.

Si no hay elección de la ley aplicable, se aplicará aquella que tenga una mayor conexión con la materia del contrato. Por lo general, en aquellos casos en que no exista acuerdo previo de las partes se aplicará la ley china.

Como nota práctica cabe mencionar que el nivel de la judicatura en China es muy bajo, así como que se puede percibir un elevado nivel de proteccionismo local. Esto podría verse reflejado en una reacción negativa hacia una selección de Ley Aplicable que no sea la China (tanto por el desconocimiento de cómo tratar estas cláusulas, como por la ejecución de las sentencias).


2) INTERPRETACIÓN DEL CONTRATO.


Es importante especificar que las reglas de interpretación de los contratos son las mismas que en el derecho europeo continental.

Si surge una discusión entre las partes respecto al entendimiento de una cláusula del contrato, se determinará la verdadera intención de dicha cláusula haciendo referencia a las palabras y frases usadas en el contrato, las cláusulas relevantes, el objeto del contrato, la práctica y el principio de fe buena.

Si un contrato es redactado en dos o más lenguas y se está de acuerdo con que todas las versiones son igualmente auténticas, se presumirá que las palabras en todas las versiones tienen el mismo significado y por tanto, validez.

Si las palabras y las oraciones de versiones en lengua diferentes no son compatibles entre si, serán interpretadas a la luz del objeto del contrato.


3) FORMA E IDIOMA DEL CONTRATO.

Las partes pueden realizar el contrato por escrito, oralmente o en cualquier otra forma, salvo que la ley disponga lo contrario.

Los detalles que deben incluirse en un contrato serán convenidos por las partes.
En general, son los términos siguientes:

(1) Los nombres y domicilios de las partes;
(2) La materia o el objeto del contrato;
(3) Las cantidades;
(4) La calidad;
(5) El precio o remuneración;
(6) El plazo, lugar y método de realización;
(7) Responsabilidad por incumplimiento de contrato;
(8) El método de resolución.

En la práctica se aceptan contratos meramente en inglés en las operaciones comerciales entre chinos y extranjeros. La única excepción son las operaciones de inversión directa, que deben por mandato legal, ser llevadas a cabo en chino (idioma que predominará en caso de conflicto).

Cabe mencionar que gran parte de las contrapartes chinas no entienden otro idioma que el chino, por lo que para facilitar la negociación y, sobre todo, el entendimiento de los compromisos (con vistas a que no surjan conflictos en el futuro), es recomendable trabajar en chino y el idioma de origen.


4) VALIDEZ DE LOS CONTRATOS.

Después de que un contrato es perfeccionado, las partes pueden estar de acuerdo con complementar detalles como la calidad, el precio o la remuneración, el lugar de rendimiento, etc. que no hayan sido estipulados explícitamente en el contrato original.

Si ningún acuerdo suplementario puede ser alcanzado, los detalles serán determinados conforme a las cláusulas relevantes del contrato o la práctica comercial.

Si los detalles relevantes estipulados por las partes en su contrato no son explícitos y no es posible llegar a un acuerdo posterior, se aplican las previsiones siguientes:


(1) Si el contrato no es explícito en cuanto a las exigencias de calidad, el resultado será conforme a las normas de comercio. Si no hay ninguna norma aplicable, será conforme a la costumbre o a normas específicas que sean compatibles con el objeto del contrato.

(2) Si el contrato no es explícito en cuanto al precio o la remuneración, será conforme al precio de mercado que prevalece en el lugar de cumplimiento y en el tiempo en el que el contrato ha sido concluido. Si la ley requiere que los precios de pauta de gobierno sean usados, será conforme a tales exigencias.

(3) Si el contrato no es explícito en cuanto al lugar de cumplimiento, y el objeto de prestación es el dinero, ocurrirá en el lugar donde la parte que recibe el dinero es localizada. Si la propiedad inmueble debe ser entregada, el cumplimiento se realizará en el lugar donde la propiedad inmueble es localizada. Para otras materias, el rendimiento ocurrirá en el lugar donde la parte que realiza la obligación está localizada.

(4) Si el contrato no es explícito en cuanto al plazo limitado para el cumplimiento, éste puede ser realizado por el contratante en cualquier momento; la otra parte también puede exigir el cumplimiento en cualquier momento, a condición de que conceda a la otra parte el tiempo para la preparación necesaria.

(5) Si el contrato no es explícito en cuanto al método de cumplimiento, el rendimiento será hecho por un método conducente al logro del objetivo del contrato.

(6) Si el contrato no es explícito en cuanto a que parte asumirá los gastos de cumplimiento, los asumirá la parte que realiza la obligación.


5) RESPONSABILIDAD POR INCUMPLIMIENTO DEL CONTRATO.

Si una parte no logra cumplir sus obligaciones contractuales o realiza sus obligaciones contractuales en una manera distinta a la convenida, compensara a la otra parte por los daños sufridos, incluso después de haber realizado la obligación o remediado la diferencia de cumplimiento.

La cuantía de daños y perjuicios será igual a la pérdida incurrida como consecuencia del incumplimiento de contrato, incluyendo las ventajas que podrían haber sido obtenidas después del cumplimiento del contrato.

Sin embargo, tales daños y perjuicios no pueden exceder la pérdida que la parte dañada pudo prever o debería haber previsto en el momento de la conclusión del contrato como una consecuencia posible del incumplimiento de contrato.


6) RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS.

Las partes pueden resolver sus conflictos a través de la mediación o conciliación.

Si no están de acuerdo en resolver su conflicto por estos métodos, pueden solicitar a una institución arbitral que solucione el conflicto mediante arbitraje.

Las partes de un contrato con un elemento extranjero pueden pedir a una institución china arbitral u otra institución arbitral que resuelva el conflicto sobre la base de su acuerdo de arbitraje.

No obstante, si las partes no han concluido un acuerdo de arbitraje o su acuerdo de arbitraje es inválido, la solicitud puede ser archivada.

Las partes deberán llevar a cabo cualquier resolución judicial, resultado arbitral o acuerdo de conciliación que se haya hecho legalmente eficaz.

Si una parte rechaza la ejecución de la resolución, la otra parte puede presentar una reclamación ante el Tribunal correspondiente.

En el próximo boletín seguiremos con el contrato de agencia en China. Hasta entonces!!

Josep A. Herrero Nicolás
josep.herrero@herrero-advocats.es