Buscar Diccionario
    Categorías de Artículos
  

e-export

  

Aduanas

  

Contratación internacional

  

Transporte internacional

  

Fiscalidad internacional

  

Marketing internacional

  

Crédito Documentario

Ver todos los artículos

    Usuarios registrados
Regístrate para poder participar en nuestra página web
Recordar contraseña
Registrarme en Reexporta

   ¡NUEVO! Participa
Regístrate y publica tus noticias, artículos y eventos de comercio exterior...
Publica tus notas de prensa
Publica artículos
Publica eventos

   Recursos comercio exterior
Aqui encontrará recursos relacionados con el comercio exterior
Documentación de comercio exterior
Empleo comercio exterior
Noticias comercio exterior
Libros de comercio exterior
Diccionario de comercio exterior
Formación de comercio exterior
Foro de comercio exterior

Mapa Web
Castellano | Català| English
 
Articulos Noticias Foro Herramientas Formación Agenda Enlaces
InicioArtículosAduanasVenezuela:

Artículo: Venezuela:

Autor :
Fecha: 19/05/2007

A partir de las elecciones de 1999, el rumbo de la estructura económica, política y social venezolana dio un giro. Un giro originado por la figura política del presidente electo Hugo Chávez. La reforma vino acompañada por el cambio de poder con la derogación de la Constitución de 1961 y la instauración de una Asamblea Constituyente que modificó no sólo la Constitución sino otras muchas leyes, otorgando amplios poderes al Ejecutivo Nacional, que dotó al Presidente Hugo Chávez de un amplio poder de decisión. Tras su reelección el pasado 3 de diciembre, el gobierno venezolano aceleró el cambio gracias a la Ley del Habitante, un instrumento jurídico que dio más poder al presidente para decretar normas con rango de ley, lo que amplió la capacidad legislativa del mandatario.

En el ámbito económico y social, el nuevo proyecto del Habitante 2007 instaura un sistema redistributivo incapaz de crear riqueza. Fomentar empleo y aumentar el índice de alfabetización son pilares básicos para el crecimiento de un país, pero si éstos son generados artificialmente y financiados únicamente por la capacidad productiva del petróleo, se crea una dependencia económica del país que queda supeditada a la demanda internacional de crudo. Ello conlleva un riesgo evidente pues al depender de las fluctuaciones del precio del petróleo, si éste fuese a la baja, podría colocar la administración de Chávez sin recursos para seguir financiando proyectos que no generan un crecimiento sostenible real.

Para ejemplificar la ineficiencia del sistema veamos un ejemplo: en Venezuela existen unos planes, llamados “Las Misiones” que se rigen por el pago salarial a sus participantes a cambio de un trabajo. Actualmente hay un millón de personas acogidas a estos planes. Ello tiene una clara intencionalidad política: “compra del voto”. Cabría preguntarse: si los fondos públicos se hubieran invertido en la creación de nuevas empresas, ¿el impacto sobre el empleo nacional hubiera convocado una nueva aceleración en la inversión privada y pública? Por otra parte el Estado considera que estas personas son poseedoras de un empleo formal, lo cual constituye un engaño. La improductividad del sistema radica en la insostenibilidad de dicha política a largo plazo, porque únicamente tendrá validez si las rentas petroleras siguen aportando ingresos extraordinarios al sistema.

Venezuela tiene una dependencia del petróleo que merma la capacidad de producción real.

En la siguiente figura se observa cómo las oscilaciones del petróleo condicionan la política económica del país.


Aquí se muestra una realidad económica con una dependencia del petróleo que merma la capacidad de producción real. Al mismo tiempo se espera que el PIB petrolero crezca un punto porcentual respecto al 2006. Pero si no se pone remedio a la mala gestión pública, los problemas de raíz: pobreza, desempleo real, quiebra de la seguridad social... y al mismo tiempo no se toman medidas en el sentido de fomentar una producción interna de bienes y servicios que añada nuevas plusvalías al petróleo, seguramente Venezuela no podrá exhibir su potencial competitivo ante el mercado global. Las altas tasas de crecimiento de los últimos años vienen dadas por la crisis del 2002 juntamente con una etapa de altos precios de los hidrocarburos.

Si bien la alta dependencia del petróleo es un problema sabido por el gran público, otro de las grandes dificultades en que se mueve la economía venezolana es una política que margina a la empresa privada, tradicionalmente generadora de empleo, bienestar y riqueza para un país. Un escenario nada alentador para la iniciativa privada y para el comercio exterior, que se percibe como una gran amenaza para el estímulo de crear negocios y generar riqueza. La reiterada intromisión del gobierno en el marco legal y económico: control de precios, control de cambio de divisas y un conjunto de normativas cuyo cumplimiento ahoga la inversión de dicho país... todo ello hace que el panorama sea muy poco halagüeño.

Las actividades más afectadas por el “socialismo chavista” son los sectores del petróleo, con la Ley de hidrocarburos, el sector eléctrico (caso EDC), las telecomunicaciones (caso CANTV) y ahora se pretende extender el control sobre la siderurgia y la toma de fincas privadas. Tras las declaraciones del Presidente de la República, el pasado 8 de enero, con respecto a la nacionalización de empresas, el tipo de cambio se disparó devaluando la moneda un 18%.

Chávez pretende extender el control estatal en la mayoría de sectores vitales para una economía.


El gráfico muestra la situación en que se desenvuelve la empresa privada al día de hoy. El Estado lejos de potenciarla, incentivarla y apoyarla, pone trabas que impiden su crecimiento. Así, la política de control de precios fijados por el Estado no permite adecuar libremente la oferta y la demanda provocando así escasez y desabastecimiento de múltiples productos de primera necesidad. Y, no sólo mantiene el control de precios sino que también promueve la importación desmesurada de productos a bajos precios que deja fuera de competencia al productor nacional.

Así lo demuestran las disminuciones de las inversiones extranjeras en Venezuela atribuidas también a la incertidumbre provocada por el lenguaje oficial traducido en un ambiente de falta de seguridad jurídica.

El siguiente gráfico muestra cómo ha disminuido notablemente la inversión extranjera de todos los países que invierten en Venezuela y en especial el del primer socio comercial, Estados Unidos, con quien históricamente han existido buenas relaciones comerciales y con quien se tiene un sistema generalizado de preferencias que se encuentra en revisión por parte de Estados Unidos, y que de ser eliminado podría mermar la entrada en el país de más de un millar de productos de primera necesidad.

Tal como muestra el gráfico, la inversión extranjera ha disminuido sobretodo por parte de socios que tradicionalmente habían hecho grandes inversiones en Venezuela, hoy éstas disminuyen. Además se observa, con cierta suspicacia, el aumento de las inversiones provenientes de otros países, casi todos ellos paraísos fiscales, como Islas Vírgenes, Islas Caimán, Suiza, Panamá. Este último país hizo unas inversiones espeluznantes en Venezuela en el año 2006, del 24.18% del total de las inversiones en este país, superando inclusive a las de Estados Unidos de América que fueron de un 20.52%.

Es un secreto a voces, entre los venezolanos, que el dinero que entra en Venezuela proveniente de estos países es el mismo que salió de Venezuela producto de la corrupción, sin precedentes, de funcionarios públicos y de sus allegados. Tal ha sido la corrupción que entre los venezolanos se habla de la aparición de una nueva clase social denominada “clase social chavista” con tanto influjo en el mercado nacional que ha hecho distorsionar por ejemplo los precios en el mercado inmobiliario ya que estas personas pagan un inmueble a cualquier precio, lo que ha traído como consecuencia el aumento en el coste de las fincas raíz. Este dinero es de una procedencia dudosa.

La realidad venezolana habla por sí sola. La salida del Fondo Monetaria Internacional y del Banco Mundial aumenta todavía más la incertidumbre en el país. Venezuela considerado un estado con altas ventajas comparativas cae obsesionada por una cúpula de poder que quiere privilegiar una fórmula, cuyo historial mundial ha demostrado que es un fracaso. Es cuestión de tiempo y de ver cómo la historia siempre tiene razón y sitúa a cada uno en el lugar que le corresponde.

Damià Rey Profesor del Departamento de Teoría Económica de la Universidad de Barcelona
Con la colaboración de unos buenos amigos venezolanos
Bibliografía

Consejo Nacional Para La Promoción De La Inversión (CONAPRI). www.conapri.org
Confederación Venezolana De Industriales (CONINDUSTRIA). www.conindustria.org
Federación De Cámaras Y Asociaciones de Comercio Y Producción De Venezuela (FEDECAMARAS) www.fedecamaras.org.ve
Ministerio Para La Comunicación y la Información de La Republica Bolivariana de Venezuela www.minci.gob.ve



Documento adjunto:

Recomienda esta Web a   



 



 
© Reexporta.com 2003-2014 CIF B-63446637 - info@reexporta.com - Tel. +34 902 10 41 84
Aspectos legales y privacidad | Contactar | BARCELONA Y MADRID

Mas de Reexporta:
Reexporta
Posicionamiento internacional en buscadores
Seminarios Adwords
Estudios de mercado
Market Research